Nunca conoceremos la verdad

Es un titulo un tanto pesimista para ser escrito por alguien que se dedica a investigar los misterios que nos rodean ¿verdad?.

Este tema es algo que me viene dando vueltas en la cabeza desde hace ya mucho tiempo, y por mas que pasa el tiempo no veo que sea verdaderamente tomado en cuenta.

Vivimos en un mundo controlado por un grupo muy reducido de gente con oscuros intereses. Los llamados Illuminatis (que nada tienen que ver con Los Iluminados de Baviera) influyen en cada pequeño aspecto de nuestra vida, a veces de formas muy obvias y otras veces casi imperceptiblemente.

Mediante inversiones y donaciones se hacen con el control de los medios de comunicación masivos, influyen en los programas educativos de los países, en su alimentación, en la industria farmacéutica y en cada pequeño detalle de nuestras vidas. Nos moldean desde que nacemos para ser los perfectos esclavos del sistema. De hecho, la maquinaria esta tan bien pensada que tus conocidos son aquellos que te dirán que te ves ridículo si no te vestís a la moda, que sos raro si preferís leer en lugar de mirar los programas de moda en televisión. En fin, ese es el mundo en el que vivimos, algunos ya lo saben a otros todavía les falta sacarse la venda de los ojos, que algo voluntario porque lamentablemente, en la mayoría de los casos, es la gente la que no quiere ver mas allá del muro por miedo a ser libres. Ser libre significa salirte de la manada y ver como los demás son arriados sin oponer resistencia. Significa vislumbrar los hilos que mueven a las marionetas. Y es nuestra responsabilidad presentar todas las pruebas que se puedan, aun cuando nos tilden de locos, para desenmascarar a los verdaderos dueños del mundo.

Nos ocultan la verdad

Nos ocultan la verdad

Tamaña introducción no se debe a que empece a divagar. Era estrictamente necesaria para empezar con este tema, que como dije anteriormente es VITAL para entender en donde estamos metidos.

Hace no mucho me encontraba hablando sobre ufologia con un Suboficial Mayor (ya retirado) de la Fuerza Aérea Argentina. El me contaba que a lo largo de sus 35 años de carrera había escuchado a muchísimos pilotos comentar de luces que seguían a los aviones. En una ocasión intentaron interceptar a un objeto plateado que veían flotando pero no importaba cuanto se acercaran (incluso a máxima velocidad), el objeto se mantenía siempre a la misma distancia.

Cuando le consulte porque estos casos no se hacían conocidos (aun sabiendo la respuesta) me respondió que si los pilotos comentaban esto a alguna agencia de noticias se exponían a que les dieran la baja de la Fuerza Aérea alegando problemas mentales. Por otro lado si en cambio decidían notificarlo a sus superiores, cosa que ocurrió en algunas ocasiones, sus licencias de pilotos eran revocadas y el caso era archivado y clasificado bajo el mas alto secreto.

Entonces decidí preguntarle que pasaría si, hipotéticamente hablando, se estrellase un objeto volador no identificado en el territorio argentino. Respondió sin titubear que se cerraría la zona del accidente, y se levantarían todas las pruebas incluido el objeto y se investigaría en secreto (estimo que con la colaboración de Estados Unidos). Eso de alguna forma hizo mella en mi. ¿Como se supone que podamos saber la verdad (aun cuando la verdad no exista filosóficamente hablando) cuando deliberadamente es ocultada sistemáticamente? nos encontramos como detectives analizando bolsas de basura y uniendo las tiras de los papeles destruidos intentando encontrar alguna forma de probar lo que sabemos que es cierto. Casos como el de las cuevas descubiertas por el Dr. Warren Shufelt en Los Ángeles, de lo cual hablare en poco tiempo, son un claro ejemplo de esto.

Los Angeles Times - Caso Warren Shufelt

Los Angeles Times – Caso Warren Shufelt

Ya estamos acostumbrados a que anuncien, por ejemplo, “Se descubren dos nuevas cámaras en la Gran Pirámide”, y nos ilusionamos en que por fin haya pruebas de que esta no fue construida como nos quieren hacer creer. Lo que en realidad sucede es que, tal vez no estén al tanto de la existencia de dicha cámara, pero eso no importa porque van a ingresar, van a llevarse todo lo no se apegue a la historia oficial, borraran pinturas si es necesario o romperán tallados y luego van a presentar en National Geographic o Discovery Channel un documental sobre el descubrimiento, completamente censurado y editado para poder seguir con el circo.

No es mi tarea decirles como tienen que pensar, lo que yo quiero es que cada uno saque sus propias conclusiones. Por una cuestión de lógica pura, si la Elite esta ocultando “algo” es porque eso de alguna forma tiene algún poder sobre ellos.

¿Sabremos alguna vez la verdad?. Lo mas probable es que no. Pero mientras existan fotos de Marte que olvidaron editar, Discos de Sabu o Copas de Licurgo no hay que bajar los brazos. Porque si miramos atentamente podemos encontrar los “bugs” en el sistema, y si logramos que al menos otra persona abra sus ojos nuestra tarea y nuestros sacrificios no habrán sido en vano.