Los Hombres de Negro

Se podría decir, que en pleno Siglo XXI aquel que nunca haya oído siquiera mencionar a los Hombre de Negro,vive dentro de una burbuja. Pero muy alejado de los jocosos personajes que inmortalizaron Tommy Lee Jones y Will Smith, los hombres de negro realmente existen (o existieron) y son todo, menos graciosos. a continuación algunos casos.

Caso comandante Harold Dahl

Este hecho sucede el 21 de Junio de 1947, y es protagonizado por el comandante Harold Dahl y los tripulantes del guardacostas Puget Sound de Washington.

 

Harold Dahl

Harold Dahl

Ese día despejado el comandante se hallaba en su embarcación en la Isla Maury, cuando desde cubierta vio, anonadado, medio centenar de objetos voladores ovalados con ventanillas circulares (parecidas a las llamadas “ojo de buey”).
Tanto el, como su tripulación procedieron a fotografiar aquellos extraños objetos, hasta que las “naves” emprendieron la retirada. En este momento dos de ellas se rozaron, desprendiendo una lluvia de metales que cayo sobre la embarcación de Dahl. Una vez que los metales se enfriaron, los recogieron y los transportaron en la nave hacia el puerto.

Los superiores de Dahl ordenaron a este que se olvidara de lo acontecido y dieron el caso por cerrado. Sin embargo el comandante sospechaba que había poco de

El informe del FBI

El informe del FBI

accidental en la muerte del capitán Dawson, y resolvio que iba a investigar por su cuenta. Al poco tiempo Harold Dahl desapareció sin dejar rastro, nunca más se supo de él.A la mañana siguiente, El comandante Dahl recibió la visita de un hombre vestido de negro, que de una forma muy correcta le aconsejó que olvidara lo que había visto. Sin embargo Dahl informó de lo sucedido ante sus superiores, mostrandoles el material recogido y las fotografías tomadas. Los superiores decidieron que el capitán Dawson, del Servicio de Informaciones Militares iba a ser quien llevase las pruebas a la base de Hamilton Field. 20 minutos después de despegar, el capitán Dawson se estrello con su avión en Kelson, Washington, y las pruebas se perdieron.

 

Recreacion del Hecho

Recreacion del Hecho

Caso Albert K. Bender

Sin embargo la información referida a estos peculiares personajes mas famosa, llega a nosotros en Octubre de 1953 a través de Albert K. Bender, quien entonces era presidente de la International Flying Saucer Bureau (IFSB), una organización de Ufologos que (entre otras cosas) editaban una publicación llamada Space Review. 
Albert K. Bender

Albert K. Bender

En Septiembre 1953 Bender afirmó que había hecho una serie de descubrimientos importantes, y que había llegado a una comprensión total del fenómeno OVNI en la tierra: por qué estaban allí, que es lo que querían, de dónde venían, y demás. Todo esto se publicaría en la edición de octubre.

Entonces, ¿cual fue el gran secreto? Nadie sabe. En lugar de la información secreta, Bender escribió esta declaración bastante críptica:”El misterio de los platillos volantes ha dejado de serlo. La fuente ya se conoce, pero toda la información al respecto se mantiene en secreto por órdenes superiores. Nos gustaría publicar la historia completa en la “Space Review”, pero debido a la naturaleza de la información,  sentimos mucho haber sido aconsejados de lo contrario”.
Y agregaba al final “Recomendamos a quienes trabajan en actividades relacionadas con los platillos volantes sean muy cautelosos”.

Después de lo anteriormente mencionado, Bender abandono el IFSB y dejo de editar Space Review. Mas tarde contaría en una nota de un periódico local el motivo que lo llevo a actuar así. Según contó a los periodistas, luego de la publicación de Septiembre, recibió la visita de tres hombres misteriosos que confirmaron sus conclusiones pero le advirtieron que no publicara nada de lo que había prometido. Por lo visto supieron como persuadirlo porque este afirma que se llevo un “susto de muerte” tal, que estuvo sin comer por dos días.

Sin embargo, en 1963, una decada despues Bender publico su libro “Flying Saucers and the Three Men In Black”, donde ampliaba su experiencia con los hombres misteriosos. El investigador cuenta que los tres desconocidos que lo visitaron en su dormitorio vestían con trajes, corbatas, sombreros, guantes y zapatos negros y camisas blancas inmaculadas. Los tres estaban rodeados de un halo de luz azul claro y sus ojos brillaban como bombillas de luz. Los perturbadores visitantes advirtieron a Bender por vías telepáticas y no hablaron nunca en voz alta. En este encuentro el investigador afirma que llego a conocer que los extraterrestres habían venido a la Tierra a depurar el agua de mar.
El libro es bastante amplio y lo cierto es que parece mas bien salido de una película de ciencia ficción que de la realidad. Sin embargo es probable que el Ufologo hubiera escrito el libro solo para ganar dinero y no para contar la verdad, ya que si había tenido un “susto de muerte” 10 años antes, seria idiota contar la verdad. Eso sin mencionar que la historia carece de toda seriedad.

Conclusión

 
La lista de casos que mencionan a estos misteriosos “Hombres de Negro” es interminable. Los invito a investigar por su cuenta. Va a haber casos ciertos y casos inventados para llamar la atención, como pasa siempre. Sin embargo (y no quería dejar de mencionar esto) para los que permanezcan escépticos, voy a agregar un pequeño dato: En 1966, el Coronel George P. Freeman, portavoz del Pentagono, perteneciente al proyecto Blue Book, dijo al respecto:
“Misteriosos hombres vestidos con uniformes de la Fuerza Aérea Norteamericana y llevando credenciales de diferentes organismos oficiales de los EE.UU. han tratado de silenciar a testigos oculares de avistajes de Objetos Voladores No Identificados. Sin embargo, hemos verificado en algunos de estos casos, que tales personas no pertenecían en modo alguno a la USAF (Fuerza Aérea de los EE.UU.) o al gobierno americano”.
Llego un punto en el cual el miedo era tal y el gobierno se había visto tan mezclado en este asunto que estuvo obligado a enviar a sus propios investigadores detrás de estos “hombres de negro”. Sin embargo fue en vano, siguieron apareciendo.